5 errores de marketing que sabotean su estrategia

Si su objetivo es la longevidad y las relaciones duraderas con las personas que necesitan su producto o servicio, debe tener clara la imagen que proyecta y evitar algunos errores de marketing.

Sabemos de primera mano lo intimidante que puede ser sumergirse en una estrategia de marketing para promocionar su marca. Por eso muchos tienden a posponerlo, incluso durante años; nosotros también lo hicimos, aunque trabajamos para otros en esta industria (el zapatero con los zapatos rotos).

palabras clave,búsqueda,seo,tendencia,marketing web
Imágenes,Redimensionar,Renombrar,Software,Herramienta

Pero en algún momento llegas a un punto en el que está claro que no puedes seguir sin ellos. Si quieres tener una relación duradera con las personas que necesitan tu producto o servicio, tienes que tener clara la imagen que proyectas.

Por eso es tan importante una estrategia de marketing para tu marca. Es el secreto de un éxito duradero que te beneficiará en todos los sentidos. Una buena estrategia es la clave:

  • Cooperación y comunicación eficaces
  • Uso eficiente de los recursos
  • Alineación en todos los departamentos
  • Conexión real con las personas a las que se quiere llegar
  • Marketing eficaz

Pero el hecho de que tengas una estrategia para tu marca no significa que tengas una estrategia sólida. Esta es una trampa común incluso para las marcas más consolidadas. Si tus tácticas no funcionan y no consigues tus objetivos, suele ser porque tienes una estrategia débil (o inexistente).

Hemos visto esto una y otra vez, y por eso estamos aquí para ayudarte.

Cómo evitar los 5 mayores errores de estrategia de marca

Aquí hemos recopilado los problemas más comunes que vemos relacionados con la estrategia de marca, desde simples descuidos hasta problemas mayores. Tanto si renueva su estrategia de marca como si la crea desde cero, si evita estos errores, irá por el buen camino.

Error 1: No documentar tu estrategia de marca

Esto puede parecer obvio, pero es uno de los errores más comunes que observamos. La mayoría de las empresas sólo tienen una estrategia verbal.

Aunque hayas reflexionado mucho sobre ella, si tu estrategia sólo existe en el éter, es básicamente inútil. Lo mismo ocurre con la estrategia de contenidos y, francamente, con cualquier otra estrategia. Sin una estrategia sobre el papel, su equipo no puede trabajar con eficacia, no puede tomar las decisiones correctas y no puede supervisar sus acciones para saber si va por el buen camino.

Error 2: Confundir su estrategia de negocio con su estrategia de marca

Los términos «»estrategia de marca»» y «»estrategia de negocio»» se consideran a veces erróneamente intercambiables. Se trata de dos entidades distintas, cada una con un objetivo específico.

Estrategia corporativa: el plan sistemático para alcanzar los objetivos corporativos (piense en los objetivos organizativos, operativos y financieros); Estrategia de marca: el plan sistemático para construir una marca que respalde la estrategia empresarial y permita alcanzar los objetivos de la empresa. Básicamente, su estrategia de marca es una extensión de su estrategia corporativa. Por tanto, primero debe haber establecido su estrategia corporativa. Sin embargo, para garantizar el éxito de ambas, necesitas objetivos empresariales claramente definidos, porque todo lo que haces está al servicio de estos objetivos.

Error 3: No conoce el corazón de su negocio

Antes de ser una marca, eres una empresa. Y antes de ser un negocio, eres un grupo de personas que se reúnen cada día por una razón. Estas razones conforman tu identidad principal. En concreto, son las tuyas:

  •  Propósito: ¿Por qué existes?
  • Visión: ¿Qué futuro quieres ayudar a forjar?
  • Tarea: ¿Cómo puedes dar forma a este futuro?
  • Valores: ¿Quién eres? ¿Cómo trabajas?

Estos elementos no sólo te dan un sentido de identidad, sino que son una parte esencial de cómo haces negocios, cómo interactúas con la gente y cómo te presentas al mundo. Por tanto, son la base sobre la que debe construirse tu estrategia de marca.

Muchas empresas siguen centrando su estrategia en una declaración de misión de hace décadas o en una visión amplia que no refleja plenamente quiénes son hoy y qué quieren construir. Antes de hacer nada, tómese el tiempo necesario para identificar y articular estos elementos. De este modo, tendrá unos principios claros que informarán su proceso de toma de decisiones en cada etapa.

Error 4: Desarrollar una estrategia precipitada

Conseguir una estrategia requiere mucho trabajo y un enfoque preciso y metódico. Querrás empezar cuanto antes, pero recuerda que tu estrategia debe aplicarse durante un largo periodo de tiempo.

Algunas de las trampas más comunes de una estrategia precipitada son:

  • Si no se consigue la aprobación en cada etapa, hay que volver a empezar de cero.
  • Si no se obtienen los recursos necesarios, hay que luchar para encontrar el personal o la financiación que se necesita para aplicar la estrategia de marca.
  • No hablan con los equipos de ventas ni con los departamentos de atención al cliente, pasando por alto importantes lagunas y oportunidades en la comunicación de la marca.
  • La estrategia de la marca no se comunica adecuadamente, lo que dificulta la implicación de todo el equipo.

Para evitarlo, hay que identificar a las personas que pueden aportar la perspectiva de su departamento al desarrollo de la estrategia y proporcionar valiosos comentarios.

Error 5: decidirse por un tipo de cliente imperfecto

Una gran parte de la construcción de la marca es la comunicación. Se trata de conectar con las personas, darles la información que necesitan y construir una relación. Por tanto, una buena estrategia de marca implica seleccionar cuidadosamente a las personas que te ayudarán a entrar en la mente de tus clientes ideales.

Por desgracia, es fácil que las empresas se olviden de a quién quieren llegar cuando se trata de una estrategia de marca. Se vuelve uno tan reflexivo que se olvida de hablar con las personas cuyas necesidades está tratando de satisfacer.

Esto es especialmente cierto cuando se trata de crear personas. Estas útiles herramientas deben crearse sobre la base de datos e investigaciones reales (y no sobre la base de una corazonada o una suposición sobre lo que estas personas quieren, necesitan, luchan y se preocupan). Sin embargo, muchas empresas evitan considerar nuevas conversaciones, chats y correos electrónicos porque piensan que ya conocen a sus clientes»» Pero si ustedestá tomando decisiones para su marca basándose en un tipo de cliente imperfecto, está cometiendo un gran error.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba